Miguel Delibes. El paisaje en su obra y en mi pintura

La obra de Delibes a través de la pintura en una selección de cuadros que he pintado

El paisaje de Castilla

La obra de Miguel Delibes ha tenido en mi pintura una influencia determinante ya que los paisajes que narra en sus libros me han servido de fuente de inspiración para ir en busca de ellos y con la mirada del pintor plasmarlo sobre el lienzo.

La naturaleza tan presente en la obra de Delibes ha influido de manera notable en mi pintura también, por ello aquí dedico algunas obras a la memoria de este gran escritor.

Se trata de varios extractos de sus diferentes libros en los que habla sobre el paisaje de Castilla que tanto he estudiado a lo largo de los últimos años.

A nivel técnico se trata de un trabajo minucioso de investigación de la composición y color de estos paisajes en los que en apariencia parece sencillo trabajar debido a la amplitud de cielos y campos carente de cualquier relieve y elemento que lo adorne y esto hace que el motivo tenga más verdad que otro motivo, es decir que lo que se pinta deba estar en su sitio de manera correcta ya que de otra manera saltarían a la vista los errores cometidos, cosa que es más fácil de corregir en cuadros con elementos adicionales como árboles o montañas.

La dificultad entraña en que cada una de las divisiones de cada terreno delimitada por la gente del campo han de tener su perspectiva adecuada y su color correcto, es decir su tono de color correcto.

Miguel Delibes
Miguel Delibes

Miguel Delibes y el paisaje Castellano

“Ancha es Castilla, reza un viejo y acreditado aforismo. Pero si Castilla es ancha o no lo es depende no sólo de la perspectiva que adoptemos para contemplarla, sino de la parte del país que recorramos, lo que equivale a afirmar que Castilla, antes que ancha —o además— es varia y diversa. M. Bartolomé Cossío afirma que el paisaje de Castilla es el cielo, mientras Ortega y Gasset asegura que en Castilla no hay curvas.

(Miguel Delibes)

Cuadro al oleo de un paisaje de Castilla.
Cuadro al oleo de un paisaje de Castilla.

Tales afirmaciones —cielo alto y tierra llana, uniforme—, la impresión de infinitud y vacuidad que su paisaje produce en el forastero, se refieren a la Castilla llana y, más propiamente aún, a la Tierra de Campos. Esta Castilla, la Castilla árida y desamueblada, dotada de elementos mínimos, es la Castilla de Unamuno, Azorín y Machado, la Castilla espectacular precisamente por la carencia de ornato, por la falta total de espectáculo.”

(Del libro Castilla, lo castellano y los castellanos)

La pimpollada del páramo

Oleo Merindades
Oleo Merindades

 

 

“Todo eso es de la parte de poniente, camino de Pozal de la Culebra. De la parte del naciente, una ves que se sube por las trochas al Cerro Fortuna, se encuentra uno en el páramo. El páramo es una inmensidad desolada, y el día que en el cielo hay nubes, la tierra, tan parece el cielo y el cielo la tierra, tan desamueblado e inhóspito es.

Castilla León Paisaje
Castilla León Paisaje

 

Cuando yo era chaval, el páramo no tenía principio ni fin, ni había hitos en él, ni jalones de referencia. Era una cosa tan ardua y abierta que sólo de mirarle se fatigaban los ojos.

Luego, cuando trajeron la luz de Navalejos, se alzaron en él los postes como gigantes escuálidos y, en invierno, los chicos, si no teníamos mejor cosa que hacer, subíamos a romper las jarrillas con los tiragomas.

Pero, al parecer, cuando la guerra, los hombres de la ciudad dijeron que había que repoblar, que si Castilla no llovía era por falta de árboles, y que si los trigos no medraban era por falta de lluvia y todos, chicos y grandes, se pusieron a la tarea, pero, pese a sus esfuerzos, el sol de agosto calcinaba los brotes y, al cabo de los años, apenas arraigaron allí media docena de pinabetes y tres cipreses raquíticos.”

(Del libro Viejas historias de Castilla la Vieja)

A continuación se puede leer la dedicatoria que realizó Miguel Delibes a Rubén de Luis al recibir un cuadro sobre un paisaje castellano como motivo de la pintura.
El libro sobre el que va la dedicatoria es “Señora de rojo sobre fondo gris” una de las grandes obras maestras de Miguel Delibes.

Miguel Delibes
Miguel Delibes

El paisaje castellano a través de mi pintura en algunas de las obras realizadas

La ermita de San Frutos, Segovia.

Un cuadro al oleo de un paisaje de la ermita de San Frutos en Segovia. Una obra original del pintor Rubén de Luis.

Paisaje de Salamanca

Acuarela de un paisaje de Salamanca desde las orillas del río Tormes.
Una acuarela que forma parte de la serie de acuarelas de motivos de Castilla y León pintados por Rubén de Luis.

Paisaje de Toledo desde el río Tajo

Cuadro al oleo de un paisaje de Toledo desde el río Tajo pintado por Rubén de Luis.

Paisaje de Peñalara

Cuadro al oleo de un paisaje de Peñalara realizado por Rubén de Luis en la que se puede ver la montaña nevada a la hora del atardecer.

Paisaje de Segovia

Cuadro al oleo de la ciudad de Segovia al atardecer pintado por Rubén de Luis.

Turégano, Segovia

Cuadro en acuarela de una vista desde la plaza mayor de Turégano en la provincia de Segovia.
Obra perteneciente a la serie de cuadros de Castilla y León

Miguel Delibes y el paisaje Castellano | Rubén de Luis

Artículo
Cuadro al oleo dedicado a Miguel Delibes
Titulo del artículo
Cuadro al oleo dedicado a Miguel Delibes
Descripción
Miguel Delibes y el paisaje castellano en un cuadro al oleo que pinté hace años y que el escritor recibió. En este artículo cuento cómo Delibes describe y desentraña en muchos de sus libros el paisaje de Castilla que en muchas ocasiones ha sido motivo de muchos de mis cuadros.
Autor