Botn VOLVER

Serie de cuadros de paisajes de montaña

11869
Paisaje de la Sierra de Guadarrama, Madrid

Paisajes de montaña donde pinto los cambios de atmósfera que hay en ellos.

En los últimos meses he estado trabajando en varios cuadros con este motivo en el que la montaña es protagonista. Siempre me he sentido atraído por estos paisajes dado el contacto permanente con este paisaje que tengo.

22  abril 2017.

La montaña es algo presente en mi vida desde que instalé mi estudio y mi hogar justo en Miraflores de al Sierra, un bonito pueblo en el corazón de la Sierra de Guadarrama a cuarenta minutos de la ciudad de Madrid.

Desde entonces y dada mi actividad como artista he ido observando los continuos cambios que la naturaleza nos ofrece ya que vivir en un entorno de montaña hace que el tiempo cambie con frecuencia salvo en las estaciones de verano e incluso entonces alguna vez me sorprende alguna tormenta lo cual es un espectáculo en ocasiones.

Pintar la montaña y explorarla ha sido algo constante en los últimos años y he dedicado varios de mis cuadros al estudio de tema de este tipo.

La luz y la atmósfera.

Como decía al principio la luz es algo que cambia mucho cuando uno vive en un entorno de montaña. El sol según la hora del día y la estación ilumina de un modo muy concreto ciertos lugares.

Es entonces cuando se producen los cambios más significativos cuando tomo la paleta y empiezo a pintar.

Un atardecer, un amanecer, una tormenta, una nevada son algunos de los temas que he pintado en varias ocasiones.

Utilizo normalmente en estas ocasiones formatos pequeños para pintar debido a que de un modo rápido se puede capturar bien la esencia del paisaje.

Artistas como Carlos de Haes, Aureliano Beruete o Joaquín Sorolla realizaron también paisajes de montaña en al aire libre de un modo rápido y también trabajaron a continuación en el estudio realizando cuadros de escenas de montaña con más detalle en gran formato.

Cuadro al oleo de un paisaje de montaña de Carlos de Haes.
Cuadro al oleo de un paisaje de montaña de Carlos de Haes.

 

Y es que es un modo bastante lógico de trabajar, la observación en el lugar preciso de todo el paisaje para entender su composición, la luz y los cambios de atmósfera en cada estación del año para luego con toda la información recabada realizar una obra y transmitir todo lo aprendido.

Pintando algunas escenas de invierno al aire libre

Pintar al aire libre

Este tipo de temas de paisajes de montaña son muy propicios para pintarlos al aire libre.

La pintura al aire libre aporta la inmediatez de la escena y la captura rápida de un momento determinado.

El tiempo en la montaña en muy variable y constante sobre todo en ciertas estaciones como el otoño o el invierno por lo que realizar esbozos al aire libre es una buena oportunidad para capturar la esencia de la naturaleza en ese momento

Sobre estas líneas se puede ver un breve vídeo de una escena de tormenta que pinté en acuarela.
Muestro algunos cuadros de pequeño formato realizado como decía a lo largo de este año. Son cuadros realizados de un modo rápido para capturar el instante del que hablaba antes y poder recoger la esencia de las atmósferas que se pueden contemplar en los paisajes de montaña. 

También muestro una galería con algunos trabajos que he realizado con algunos temas donde la montaña es protagonista de cada cuadro.

En esta selección de cuadros se puede encontrar de todo, desde el formato más pequeño hasta tamaños grandes que he realizado en el estudio.

En las obras que presento aquí la luz es un factor determinante a la hora de seleccionar el motivo deseado ya que como se puede ver hay momentos del día representados con una luz muy precisa y en un momento del día muy determinado.

De este modo me llaman mucho la atención los instantes previos al amanecer o al atardecer.

Momentos en los que la luna es protagonista en muchas ocasiones apareciendo ante un cielo con colores muy suaves de tonos rosados, azules muy claros, amarillos y en los que las sombras se alargan y las siluetas de las montañas y los árboles se hace más opacas y oscuras. Momentos del día que nos transmiten muchas cosas, que nos tranquilizan o nos hacen pensar en muchas cosas.

De otro modo la montaña está presente con otra iluminación y nos habla de otro modo, es decir, nos transmite otras emociones, otro sentimiento y nos evoca otras cosas muy diferentes como los paisajes pintados con luz diurna.

Como en al mayoría de pintura que he realizado de otros motivos como por ejemplo las marinas se puede hablar a través de este género pictórico y proyectar cosas muy diferentes dependiendo de la mirada con la que veamos el paisaje.

Por eso insisto siempre en la idea del paisaje como patrimonio del ser humano y como una de las últimas cosas que en el futuro podamos disfrutar y por eso debemos cuidar siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.