Botn VOLVER

Cuadro de una marina de Jávea

Jávea, un motivo inagotable, cuadros al oleo y acuarela

Costas de Jávea, un motivo inagotable en mi pintura

Desde que comencé a pintar, Jávea ha constituido siempre un motivo presente en mi trabajo.
Desde escenas de playa hasta paisajes de acantilados rocosos, tiene siempre un hueco en mi pintura.

Como decía Joaquín Sorolla cuando visitó Jávea: «Este es el sitio que soñé siempre, mar y montaña, pero ¡qué mar!». Solía comentar el pintor valenciano que esta localidad lo tenía todo, y es totalmente cierto ya que en un espacio no muy grande hay multitud de motivos y paisajes muy distintos.

A lo largo del tiempo he realizado una serie de cuadros al oleo como acuarela de esta bonita localidad del norte de Alicante. Sus calas, playas y paisajes de acantilados y escenas marineras siempre han tenido un espacio en los motivos que he realizado. 

11060
Cuadro al oleo de Jávea, Cabo de San Martín
249435
Acuarela del Cabo de San Martín y el Cap Prim desde los Baños de la Reina en Jávea
249984
Cuadro al oleo de la Cala Blanca en Jávea pintado por Rubén de Luis
Sobre estas líneas muestro un ejemplo del estudio llevado a cabo del paisaje de Jávea a lo largo de los años. En primer lugar, empezando por arriba, se puede ver una obra con claro estilo impresionista, de pinceladas horizontales y verticales del Cabo de San Martín.

En la misma ubicación y a continuación se puede ver una acuarela de un punto similar pero en acuarela. Es bueno realizar siempre el mismo motivo utilizando diferente técnica para poder estudia mejor el motivo que tengo ante mi.

Por ello siempre cambio la técnica, para que esta no se apodere del motivo y sea el motivo el que hable por si solo cobrando mayor protagonismo y consistencia en su realización.

En ambas obras cabe destacar la luz propia de esta zona del Mediterráneo, es decir, en cada una de las obras que realizo a menudo suelo pintar la luz del lugar y ese es uno de los motivos por los cuales suele gustar la pintura que realizo.

Tomo bastante tiempo en realizar un estudio minucioso de la luz y observar bien cómo es en cada zona a la que viajo.

Esto es muy importante ya que nos hace viajar al instante al lugar que tenemos delante. Puede que a través del dibujo o de la pincelada recabe un estilo más personal pero al luz es la del lugar y la mezcla de estas dos cosas hace que la obra tenga la personalidad propia y se identifique de inmediato el lugar cuando se ve.

17966
Cuadro al oleo de la Cala Granadella, Jávea.
Creo que el entorno que rodea a Jávea es espectacular y muy variado por lo que los motivos surgen sin apenas esfuerzo de ir a buscarlos. Su contorno costero muy accidentado e irregular permite pintar tanto lugares de gran amplitud como espacios más recogidos como pequeñas calas o zonas de rocas.

 

Se pueden ver grandes acantilados y paisajes como desde lo alto del Cabo de San Antonio hasta la Cala Granadella rodeada por grandes paredes rocosas como muestro en el cuadro que se puede ver sobre estas líneas, dando importancia a la montaña y la roca en lugar del mar en este caso.  En el caso de la cala de la Granadella, siempre me ha inspirado de este lugar lo primitivo de la zona.

Esto es algo que desde el Neolítico el ser humano hace. Se trata de la representación del medio que nos rodea, cada uno en un estilo y técnica pero en definitiva es eso. Y en este bonito lugar, desde la playa llena de rocas, desde el primer día que acudí me capturó ese ambiente primitivo, con esas altas paredes de acantilado llenas de cuevas y entradas pequeñas producidas por el tiempo, el mar y el viento.

Algo que quería plasmar en un lienzo de gran formato como es que le he pintado y se puede ver arriba. He obviado el mar, sólo he pintado una fina franja de color verde esmeralda propio de esta cala y el resto del cuadro lo he dedicado a capturar la inmensidad de esta pared natural que muestra tonos grises y azulados mezclados con los verdes de la vegetación que crece en el propio acantilado.

Desde abajo en la playa y cuando se mira hacia arriba, esa sensación de primitivismo es aún mayor. 

11170
El Cabo de San Antonio, Jávea. 61X54 cms
Como en otras obras de otros temas, la pintura que realizo para esta serie de cuadros de Jávea, es una pintura que se alimenta de la pintura española del siglo XIX y XX así como de la pintura del periodo del Impresionismo como se puede apreciar en la técnica que utilizo. En la siguiente obra sobre este párrafo, muestro otro lugar muy conocido y pintado a lo largo del tiempo por otros artistas que es el Cabo de San Antonio.

 

En esta obra pintada desde lo alto del propio cabo, a diferencia de las vistas que se suelen realizar de este lugar, he pintado una vista parcial del acantilado. Sobre la hierba alta del paisaje se puede ver las siluetas de algunas figuras paseando por este paisaje.

El fondo del mar y el cielo parecen mezclarse entre si dada la lejanía desde la cual en días claros se puede apreciar la isla de Ibiza.

La luz brilla y resplandece en la roca de la inmensa pared que se esconde sobre nuestros pies. Es un lugar muy reconocible para cualquier persona que haya subido hasta el faro que hay en los alrededores de este lugar y que da la señal de puerto a los barcos.

No obstante y siguiendo mi interés por pintar ubicaciones menos conocidas, decidí pintar en su día esta vista del cabo más singular y distinta. La siguiente pintura es una vista del mismo cabo pero desde abajo en la zona del puerto y con una luz de atardecer.

7271
Cabo de San Antonio, Jávea
246677
Detalle de la obra pintada al oleo ampliada
246678
Detalle ampliado del cuadro de Jávea
246675
Cuadro enmarcado de un atardecer en Jávea
Si hay algo en Jávea que le caracteriza es la luz. La luz que es tan distinta por la mañana o por la tarde como muestro en este cuadro de un atardecer en las inmediaciones del puerto en la que se aprecian en primer término unas rocas para prevenir las olas de los temporales marítimos y al fondo a la izquierda se puede ver la silueta del Cabo de San Antonio.

Con una luz amarilla y anaranjada que cubre toda esta mole rocosa y de gran belleza. A este cuadro le tengo especial cariño y le tengo enmarcado dado que es una de las obras que ha envejecido y aguantado el paso del tiempo, Cada vez que lo miro consigo sacar matices del mismo.

Algunas velas se aprecian en el centro casi del cuadro cortando con el perfil de la montaña y otra justo a la derecha del cuadro. De este modo la composición se equilibra en la horizontalidad del mismo aunque se trate de pequeños veleros que regresan a puerto. En la franja inferior, las rocas rosáceas y con tonos asalmonados ofrecen el contraste de sombra a los resquicios de luz en la parte superior del cuadro y el cielo.

Cabe destacar este punto ya que la luz es muy sutil a esta hora del día y en ese momento justo, cuando la oscuridad no es tan evidente, pero se puede intuir que el día se acaba, entonces las rocas del Cabo de San Antonio se tiñen de un dorado espectacular y la sombra que cae hasta el puesto no es tan evidente por lo que se debe equilibrar la luz para ofrecer ese momento preciso. Más luz o menos supondría no conseguir capturar el momento deseado. 

7202
Cuadro al óleo de unos niños en la playa jugando
10873
Niños en la orilla del mar, oleo sobre lienzo.
18211
Marina al oleo de unos niños en la orilla
También cabe destacar la variante de temas de figuras en las playas o calas de Jávea. Este tipo de motivo también lo suelo tratar con cierta frecuencia. Generalmente pinto escenas de niños en la playa o jugando en la orilla como muestran las imágenes de la parte superior.

Es todo un reto capturar de un modo vivaz y rápido las figuras en movimiento de los niños jugando, moviéndose, corriendo de un lado a otro, esperando las olas. En esos instantes fugaces hay que tener la mirada entrenada para capturar de un modo rápido los movimiento de las figuras.

Los brillos y el color del agua dependiendo de las horas del día, cambia y con ello toda la escena también cambia.

Suelo utilizar todo tipo de medidas y tamaños. Los brillos que hay en todos los cuadros o en el mar y la tierra húmeda son algo espectacular.

A continuación dejo un breve vídeo basado en lo comentado en este último punto acerca de los motivos de niños en la playa que puede ser de interés. En dicho vídeo, mezclo las imágenes reales con el cuadro realizado. De este modo es más fácil el poder intuir y comprobar el proceso creativo llevado a cabo en cada una de las obras. 

Para finalizar este comentario también quiero incluir esta pequeña obra de la zona de Jávea en el casco histórico. Desde la zona alta de l aparte antigua entre naranjos y zonas de huerta se puede ver una bonita del pueblo blanco de Jávea.

En primer término se puede apreciar una serie de naranjos y al fondo las casitas todas colocadas en un curioso laberinto.

Merece la pena recorrer en la subida al Cabo de San Antonio las pequeñas zonas de huertas, miradores, calles de cara al mar desde donde poder contemplar unos paisajes realmente bonitos. Espero seguir pintando este lugar al que tantas obras he dedicado.

248087
Cuadro al oleo de un paisaje del monte Montgó en Javea
Artículo
Jávea en mi pintura, un motivo inagotable en mis cuadros
Titulo del artículo
Jávea en mi pintura, un motivo inagotable en mis cuadros
Descripción
Jávea siempre ha sido y será motivo recurrente en mi pintura. Tanto de paisajes de las calas que rodean esta bonita localidad como de paisajes más amplios en los que el Mar Mediterráneo está presente siempre con su azul intenso.
Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.