Slide OLEOS Y ACUARELAS Información y encargos escribiendo: Rubén de Luis Llame o envíe un mensaje al ruben@rubendeluis.com Arte en Internet
desde siempre
y le atenderé personalmente Contacta con Rubén de Luis mediante WhatsApp 616 46 21 58 Volver a la página principal

Botn VOLVER

Cuadro de la Central Térmica del Narcea, Asturias

Cuadro al oleo de la Central térmica del Narcea

Título: Central térmica del Narcea, Asturias. 
Medidas : 73×54 cms.
Técnica: Oleo sobre lienzo
VENDIDO
Envío: Gastos de envío GRATIS a toda España.
El envío adjunta un certificado de autenticidad de al obra firmado y sellado por el artista.


Nunca antes había pintado algo similar en cuanto a tema se refiere. He de confesar que cuando se pusieron en contacto conmigo para ofrecerme la posibilidad de realizar este cuadro me lo pensé un poco debido a que no me sentía muy seguro por el tema.

Todo comenzó cuando recibía la llamada de una persona que trabajaba en esta Central y que deseaba realizar una pintura de la misma debido a que le querían regalar al que hasta entonces había sido responsable de la Central un cuadro que plasmara el paisaje en el que se encuentra la instalación. Un detalle sin duda por parte de los empleados ya que sabían que era algo especial, algo pintado que incluía algo más que trazos y pinceladas sobre un lienzo.

Pero quizás sólo por la circunstancia de pintar algo demasiado industrial que no se adapta a lo que suelo pintar sentía algo de recelo pero pensándolo bien no veía porque no ya que era un motivo como otro cualquiera y fueron muchos los artistas impresionistas y del Romanticismo los que antes pintaron este tipo de motivos de ciudades donde el auge industrial era patente, desde Turner hasta Pissarro o Monet pintaron escenas en las que las chimeneas surgían en el paisaje y esto es precisamente lo que me llamaba la atención del motivo principal. La enorme chimenea que predomina en la Central y que domina la composición del cuadro.

Entonces me puse a pintar y descubrí que no debemos tener prejuicios en arte y hay que probar y aprender a ver cosas en el paisaje aunque este se haya modificado por la acción del hombre. Cuando ya había pintado las primeras pinceladas pude ver que el cuadro funcionaba y que los colores y la composición estaba muy bien por lo que me animaba a continuar. En la imagen se puede ver como quedó. El reflejo de la enorme chimenea sobre el río y la chimenea más ancha soltando vapor recordaba sin duda a las escenas de la estación Saint Lazare que Monet pintara con todas esas maquinas de vapor humeando a la espera de partir.

Finalmente acabé el cuadro y lo envié para que llegara a tiempo al acto de entrega.
Unos días más tarde recibí un mensaje de la persona con la que había tratado todo este tiempo comentándome que todo había salido bien y que fue emocionante cuando entregaron el cuadro…y esto me hace muy feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.